El asma explicado como una alergia común a la leche y los productos lácteos

La relación entre el asma y la leche de vaca es algo familiar para muchos jovenes pacientes de asma y sus padres. Yo me dí cuenta por primera vez de la conexión a través de la experiencias de mi primo con su hijo de cuatro años de edad. Desde su primera infancia, el hijo de mi primo ha vivido ataques severos de asma y ha sido hospitalizado dos veces debido a pulmonía relacionada con el asma. Cuando sus ataques de asma se vuelven más frecuentes, mi primo y su esposa responden eliminando temporalmente la leche y los productos lácteos de su dieta y normalmente funciona. Yo siempre pensé que la leche empeoraba su asma estimulando la producción de mucosidad en sus pulmones. Sin embargo hay estudios que sugieren que con o en lugar de crear un exceso de mucosidad, la leche puede empeorar el asma debido a una alergia no diagnosticada a la leche.

“En todas las afecciones respiratorias, los alimentos lácteos formadores de mucosidad, tales como la leche y el queso, pueden exacerbar el bloqueo de los pulmones y deben ser evitados” escribe el Profesor Gary Null en su obra Complete Encyclopedia of Natural Healing. De manera muy sencilla, cuando se acumula mas mucosidad en los pulmones del que puede ser expelido, se desarrollan ataques de asma. Esta creencia ha sido conservada desde hace mucho en la medicina y muchos médicos respaldan esta teoría.

Al mismo tiempo, muchos otros médicos e investigadores están empezando a sentir que las alergias a la leche no diagnosticadas pueden ser el problema subyacente detrás de la relación entre la leche y el asma. Como escribe el Dr. Robert M. Giller en Natural Prescriptions, eliminar los productos lácteos de las dietas de muchos pacientes adultos e infantiles de asma ayuda “No porque los productos lácteos estimulen la producción de mucosidad sino porque son causas muy comúnes de alergias del sistema respiratorio y el asma que puede ser una alergia en si misma”.

“La leche es uno de los dos alergenos alimenticios más comúnes en la dieta americana” dice el especialista en alergias, Dr. James Braly en el libro de Bill Gottlieb Alternative Cures. De hecho, el Dr. Frank Oski, el jefe de pediatría en el Colegio de Medicina Johns Hopskins, cree que el 50% de todos los niños en edad escolar pueden tener alergia a la leche, aunque muchos de ellos no reciben un diagnóstico. Algunos investigadores creen que la cifra puede ser incluso más alta, hasta un 60% de los niños, según el libro del Dr. Charles R. Attwood, A Vegetarian Doctor Speaks Out. Cuando la mayoría de la gente piensa en alergias a la leche, piensan en shock anafiláctico, una reacción alérgica severa que amenaza la vida que solo puede ser aliviada con una inyección de epinefrina. Sin embargo, las alergias a veces se manifiestan de maneras muy diferentes y estas pueden variar a lo largo de la vida de una persona.

En Get Healthy Now, el Profesor Null explica los síntomas alérgicos cambiantes de la leche. “Incluso aun cuando los síntomas no son iguales, la alergia subyacente puede serlo. Un niño que ha padecido un asma relacionado con la leche, por ejemplo, puede tener un acné severo en la adolescencia”. La alergia a la leche sigue estando pero los síntomas se han cambiado a otro sistema del organismo, a menudo engañando al paciente y su médico haciéndoles creer que la alergia original ya ha sido superada”. Según Alternative Medicine, hasta la mitad de todos los bebés pueden ser sensibles a la leche de vaca. Como resultado, los síntomas de una alergia subyacente a la leche puede empezar en la infancia, únicamente manifestada como una eczema, un síntoma que puede persistir en la infancia y en la edad adulta. Más aún, además de asma y eczema, una alergia subyacente de leche puede manifestarse como bronquitis, sinusitis, trastornos del sistema autoinmune, resfriados frecuentes e infecciones del oido o incluso problemas del comportamiento.

Los antibióticos en la leche

Al igual que cualquier alergia láctea, la proteína de la leche es probablemente la causa de asma relacionada con alergias. Sin embargo, según el Dr. Oski, algunos niños y adultos pueden no tener alergia a la leche en sí misma, sino a la pequeña cantidad de antibióticos pasados a la leche por las vacas lecheras. El Dr. Oski explica este fenómeno: “Los antibióticos, más corrientemente, la penicilina, son administrados a las vacas para el tratamiento de la mastitis, una inflamación de las ubres. No se debe ordeñar a las vacas hasta 48 horas después de haber sido administradas con penicilina. A menudo esta precaución no se mantiene y luego la penicilina aparece en la leche en pequeñas cantidades”. Si tú o tu hijo es parte del uno por ciento estimado de la población que desarrolla síntomas de alergia a la penicilina después de beber leche contaminada con antibióticos, puede ser que detengas su alergia bebiendo leche de vacas que no son tratadas con antibióticos. Para estar seguros, quizás quieras eliminar la leche de vaca de tu dieta o la dieta de tu hijo asmático.

Bien sea que la leche cause un exceso de producción de mucosidad, es una alergia no diagnosticada o una combinación de ambas cosas, las investigaciones sugieren que la leche empeora el asma. Consiguientemente, una dieta libre de leche y carne, otro alergeno común, puede en gran  medida paliar los síntomas del asma. Según un estudio de 25 pacientes comentados en el libro de Jean Carper, Food: Your Miracle Medicine, después de seguir una dieta libre de carne en tan sólo cuatro meses, el 71% de los pacientes experimentó una mejoría en sus síntomas de asma. Después de un año, el asma mejoró en el 92% de los pacientes. A una escala mayor, el Dr. Joseph Pizzorno, profesor emérito de Bastyr University, halló que el 25% de los pacientes respiratorios experimentó una mejoría a largo plazo después de seguir una dieta vegan, una dieta que no contiene productos animales, lácteos, huevos y carne, de ningún tipo.

Bastante calcio de otras fuentes alimenticias

Cuando se pondera una dieta libre de leche para ellos o sus hijos, muchas personas están preocupadas de que al hacer eso se producirá una carencia de calcio. En una conferencia de prensa en Washington, Suzanne Havala, dieticista colegiada, y co-autora de la edición de 1992 del texto de la Asociación Dietética Americana, sobre las dietas vegetarianas, dijo que después de su destete, los humanos no tienen necesidad de beber leche. “Los vegetarianos y sus hijos obtienen todo el calcio que necesitan de verduras de hoja verde, brécol, tahini y tofu hecho con sulfato de calcio”, asi que, según las investigaciones, si tienes asma puedes adaptarte felizmente a una vida sin leche de vaca sin realmente perderte nada excepto ataques severos de asma.

Los expertos hablan sobre la leche y el asma:

Una consideración inicial para quienes tienen asma es la identificación y eliminación de alergenos en alimentos y el entorno. Aunque cualquier alimento es sospechoso, los más probables que activen asma son los productos lácteos, huevos, chocolate, trigo, maíz, frutos cítricos y pescado… todos en afecciones respiratorias, los alimentos creadores de mucosidad tales como la leche y el queso, pueden exacerbar el bloqueo de los pulmones y deben ser evitados.

Complete Encyclopedia of Natural Healing por Gary Null PhD. Página 316

Yo traté una paciente a la que le gustaba mucho el yogur y por motivos de salud, lo preparaba con leche en polvo descremada. Esto produce un yogur con un contenido mucho más alto de lactosa que el yogur hecho con leche entera. Cuando le persuadí de que usara menos yogur y lo preparase únicamente con leche entera sin el polvo adicional de leche descremada, su asma desapareció para siempre. El yogur de leche descremada causante de asma suministraba aproximadamente 50 gramos de lactosa al día mientras que ella estaba libre de asma consumiendo yogur de leche entera con unos 5 gramos de lactosa al día.

The Natural Way to Heal por Walter Last, página 228

Cuando yo asistía al colegio de medicina, leí un libro de un médico que había obtenido buenos resultados tratando el asma en niños a base de eliminar todos los productos lácteos y la leche. Cuando comenté el libro con mis profesores me dijeron que eran tonterías. Creo que sigue habiendo gente por ahí que desmienten esta idea pero he encontrado que eliminar la leche y el queso de la dieta puede ser beneficioso tanto para adultos asmáticos y niños. Esto no es porque los productos lácteos estimulen la producción de mucosidad sno porque son causas muy comúnes de alergias y asma.

Natural Prescriptions por el Dr. Robert M. Giller,  página 25.

El tipo As como recordará, produce naturalmente cantidades copiosas de mucosidad y cuando comen alimentos que producen mucosidad (tales como los productos lácteos), padecen demasiada mucosidad que puede exacerbar los problemas respiratorios. En este caso, cuando las personas tipo As tienen cuidado en evitar alimentos productores de mucosidad y cuando las causas de estrés son tratadas de forma positiva, su afección asmática siempre mejora o se elimina.

Eat Right for Your Type por el Dr. Peter J. D´Adamo, página 253

Una alergia a la leche no diagnosticada puede manifestarse de maneras diferentes a lo largo de la vida de una persona

Claro, la leche, ahí está con Mamá y la tarta de manzana, como ícono nacional, una necesidad nutricional (o eso nos han dicho) para tener huesos fuertes y dientes blancos. Bueno, muchos practicantes alternativos dicen que todas esas cosas buenas que se oyen sobre la leche son mentiras piadosas. “La leche no es el alimento perfecto, como se publicita a menudo” dice la Dra. Jacqueline Krohn, médico en Nuevo México. La leche, dice, puede causar síntomas alérgicos de todo tipo, tales como diarrea, asma, infecciones del oido, sarpullidos y urticaria. “La leche es un alimento no comprendido y muy sobredimensionado” concluye también el Dr. James Braly, un especialista en alergias de Boca Raton (Florida). “Irónicamente, aunque los productos de la leche son los alimentos más comúnmente consumidos, la leche es uno de los dos o tres alergenos alimenticios más comunes en la dieta americana” dice.

Alernative Cures por Bill Gottlieb, página 428

Mead entrevistó al Dr. Frank A. Oski, jefe de pediatría del Colegio de Medicina Johns Hopkins que afirmó: “Por lo menos el 50% de todos los niños en los EE.UU. son alérgicos a la leche de vaca, muchos de ellos sin diagnosticar. Los productos lácteos son la causa principal de las alergias de alimentos, a menudo mostrados como diarrea, estreñimiento y fatiga. Muchos casos de asma e infecciones de sinusitis se alivian e incluso eliminan al retirar los alimentos lácteos. La exclusión de los lácteos debe ser completa para poder percibirse algún beneficio”.

Milk The Deadly Poison por Robert Cohen, página 260

Aunque no he tenido asma desde que dejé mi casa para ir a la universidad a la edad de 17 años. Muchos años más tarde, durante mis estudios de pediatría, realicé la conexión: La leche y los productos lácteos, que nunca me habían gustado realmente, los había dejado de consumir cuando me fui de casa. Durante los años siguientes, como pediatra practicante, veía esta relación entre el asma y varios otros trastornos alérgicos a los productos lácteos una y otra vez. Después de ver a dos generaciones de mis pacientes luchar con esta enfermedad, he llegado a la conclusión, que ahora es compartida por muchos alergistas, de que seis de cada diez niños son alérgicos a la proteína de la leche. No todos son asmáticos, muchos tienen infecciones recurrentes en los oidos, rinitis alérgica y especialmente en bebés, erupciones crónicas en la piel tales como el eczema. Los niños mayores y adultos a menudo manifiestan sus alergias relacionadas con los alimentos como bronquitis crónica y sinusitis. Pero el asma en si mismo puede perdurar toda la vida.

A Vegetarian Doctor Speaks Out por Charles R. Attwood MD, FAAP, página 74.

Incluso aunque los síntomas no sean iguales, la alergia subyacente puede serlo. Un niño que ha padecido asma relacionado con la leche, por ejemplo, puede tener acné severo cuando sea un adolescente. La alergia de la leche sigue ahí pero sus síntomas se han trasladado a otro sistema de órganos, a menudo engañando al paciente y al médico haciéndoles pensar que la alergia original había sido superada.

Get Healthy Now por Gary Null, página 584

Para bebés que no son amamantados por sus madres, las fórmulas preparadas pueden contribuir al cólico. La leche de vaca, a menudo usada en preparados infantiles, es a menudo el culpable. Según el Dr. Smith, hasta el 50% de los bebés son sensibles a la leche de vaca que puede causar no sólo el cólico sino también la diarrea, erupciones, infecciones de oidos, asma y otras afecciones. Los preparados infantiles con leche de vaca incluyen muchos aditivos tales como jarabe de maíz de alta fructosa que puede causar problemas en bebés.

Alternative Medicine por Burton Goldberg, página 637

El Dr. J. Dan Baggett, un pediatra practicante de Alabama, ha estado interesado durante una serie de años en los posibles efectos nocivos de la leche de vaca. Aquí indicamos partes de una carta escrita por el Dr. Baggett describiendo sus experiencias: “Cuando abrí mi consulta aquí en Montgomery, Alabama, en 1960, era consciente de una relación causal entre la proteína de la leche de vaca en la dieta y el eczema infantil. También sabía que muchos de estos niños con eczema se convertían en asmáticos más tarde a menos de que su eczema pudiese ser eliminado en edad temprana a base de modificación de la dieta. Esto me animó a empezar un sistema de profilaxis dietética frente a enfermedades alérgicas en los recién nacidos atendidos por mi”.

Don´t Drink Your Milk, por Frank A. Oski MD, página 22.

Concluimos que Rose tenía una afección durante casi toda su vida que era la explicación no solo a su asma sino su eczema, infecciones de sinusitis y  síntomas digestivos también. Pruebas subsiguientes confirmaron nuestras sospechas: Rose padecía una fuerte alergia láctea. Cuando era una niña esto se manifestaba como eczema, como adulto joven desarrolló las infecciones de sinusitis. Los tratamientos antibióticos agravaban los problemas digestivos de Rose alterando el delicado equilibrio de bacterias en sus intestinos. Y a medida que seguía consumiendo productos lácteos, sus síntomas empeoraron y apareció el asma. Ahora estaba tomando el tratamiento estándar del asma que parece que le ayudaba pero estaba causando una pérdida ósea medible. La solución era sencilla. Eliminamos los productos lácteos completamente de la dieta de Rose. Estaba sorprendida por los resultados. No solo mejoró su asma hasta el punto en que ya no necesitaba tomar su medicación a diario, sino que sus síntomas digestivos también mejoraron.

Ultraprevention por el Dr. Mark Hyman y Dr.Mark Liponis, página 53

Si tú o tu pareja tiene alergias, asma, eczema, autoinmunidad, bronquitis o sinusitis o si tu hijo está experimentando resfriados frecuentes e infecciones de los oidos, vale la pena experimentar con una eliminación total de leche de vaca en todos sus formatos, la leche de cabra es buena al igual que la leche de soja pero ten presente que la soja es un alergeno comùn en bebés, especialmente si se introduce demasiado tempranamente.

8 Weeks to Optimum Health, por el Dr. Andrew Weil, página 222

Las personas que padecen ataques recurrentes de diarrea, bronquitis, eczema, asma o nariz moqueante deberían ser probados para ver si tienen una alergia a la leche o el queso y deben evitar todos los alérgenos en sus dietas.

Alternative Medicine por Burton Goldberg, página 186

La joven madre de un niño de 7 años de edad me entregó una note del dietista del colegio “la dieta de Billy nos ha llamado la atención” decía “debido a que ya no pide leche en la cafetería del colegio”. Billy había dejado de tomar leche por mi sugerencia porque empeoraba su asma y eczema.

A Vegetarian Doctor Speaks Out por el Dr. Charles R. Attwood, MD FAAP, página 45

La leche es también un terror no percibido en la activación de reacciones “alérgicas” que inducen dolor en las articulaciones y síntomas de artritis reumatoide, asma, síndrome de colon irritado y diarrea.

Food Miracle Medicine por Jean Carper, página 483

Una serie de agentes alergicos y del entorno pueden precipitar ataques de asma, incluyendo el pólen, polvo, moho, caspa animal, plumas, tejidos tales como el algodón y el lino, detergentes, petroquimicos, contaminación del aire y humo. Según el Dr. James Braly de Hollywood, Florida, el trigo, la leche y los huevos son de los alimentos más probables que pueden desencadenar un ataque de asma.

Alternative Medicine por Burton Goldberg, página 884

Las alergias de la leche pueden ser alergias a la penicilina

Los antibióticos, el más común siendo la penicilina, son administrados a vacas para el tratamiento de la mastitis, una inflamación de las ubres. Las vacas no se deben ordeñar hasta 48 horas después de recibir penicilina. A menudo esta precaución no es seguida y luego la penicilina aparece en la leche en pequeñas cantidades. Las personas alérgicas a la penicilina, se estima que un 1% de la población de los EE.UU., pueden desarrollar síntomas de una alergia a la penicilina después de beber leche contaminada con este antibiótico. La reacción alergica puede aparecer en forma de erupciones, estornudos,asma o un sarpullido inexplicable.

Don´t Drink Your Milk, por el Dr. Frank A. Oski, página 55

Una dieta libre de leche reduce los síntomas de asma

Existen pruebas de que asumir verduras totalmente y evitar todos los productos animales ayuda a aliviar el asma. En un estudio de veinticinco pacientes, el 71% mejoró después de cuatro meses sin alimentos de carne y lácteos, después de un año el 92% habían mejorado. Esto significaba nada de carne, pescado, huevos o lácteos. ¿Por qué funcionó? Los médicos dicen que quizás pueda haber sido porque la dieta eliminó posibles alergenos de los pacientes, agentes en los alimentos que podían desencadenar el asma.

Food Miracle Medicine por Jean Carper, página 352

Joseph E. Pizzorno N.D. Presidente Emerito de la Universidad de Bastyr en Seattle, Washington, ha hallado que una dieta vegan (eliminación de todos los productos animales, incluidos los lácteos) puede tener un efecto positivo a largo plazo en afecciones respiratorias, principalmente, el asma. En un estudio el Dr. Pizzorno constató una mejoría significativa en 25 pacientes tratados con una dieta vegan. La dieta excluía toda la carne, pescado, huevos y productos lácteos y beber agua se limitó a agua de manantial.

Alternative Medicine por Burton Goldberg, página 890

Asumir una dieta libre de leche puede causar una mejoría considerable en algunos asmáticos. Aunque los niños son los más propensos a tener reacciones asmáticas ante la leche, también puede ocurrir en adultos. Un hombre de veintinueve años de edad empezó a padece repentinamente bronco espasmos dos o tres veces a la semana, cada ataque duraba de una a dos horas.  Todos los días parecía tener una tos seca y una falta de aliento después de desayunar. Su asma se volvió tan severo que en un par de ocasiones tuvo que acudir a urgencias en un hospital. Entonces, un día bebió un vaso de leche fría y 20 minutos más tarde se encontró en una sala de emergencias con un espasmo bronquial agudo y con erupciones en todo el cuerpo. Fue tratado con fármacos y dentro de una hora se había recuperado. Pero sus médicos en Madrid, España, le hicieron más pruebas. La leche era la culpable. Cuando se le pidió que bebiese un cuarto de taza de leche, sufrió un bronco espasmo. Cuando se le administró caseina en polvo (de la leche), tuvo un ataque de sibilancias y dolores abdominales en 20 minutos.

Food Miracle Medicine por Jean Carper, página 355

Catherine había padecido asma desde su infancia, no podía recordar un tiempo en que estos ataques de falta de aliento y sibilancias no aparecían una o dos veces por semana. Las pruebas en la piel siempre arrojaron un resultado negativo y ella sencillamente había aprendido a vivir con el problema, controlando sus síntomas con fármacos. Luego, a la edad de los cuarenta años, Catherine empezó a sufrir dolores de cabeza frecuentes y se sentía muy cansada. Su médico no detectó nada raro y sugirió que podría probar una dieta de eliminación para ver si eso ofrecía algún alivio. Catherine eliminó la leche, los huevos, trigo y frutos cítricos y halló que se encontraba mucho mejor. Cuando volvió a probar la leche, esto le provocó un dolor de cabeza en una hora seguido por un ataque severo de asma. En una dieta sin leche o productos lácteos, sus dolores de cabeza son pocos y muy espaciados en el tiempo. Para gran sorpresa suya, también está libre de ataques de asma por primera vez en su vida.

Food Allergies and Food Intolerance por el Dr. Jonathan Brostoff y Linda Gamlin, página 68.

Los dolores de estómago de David desaparecieron. En el plazo de un mes su asma había desaparecido. David era más feliz y más estable emocionalmente. El problema digestivo de David estaba causando su asma. Evitar la leche y los productos de trigo y tomar suplementos digestivos permitió a David vivir una vida normal sin depender de esteroides.  ¿No te gustaría saber si tu hijo podría eliminar o mejorar el asma (y otros problemas) a través de la dieta y las enzimas digestivas en lugar de a través de medicamentos? ¿No parece más lógico probar métodos naturales primero?

Healthy Digestion the Natural Way, por Dr. Lindsey Berkson, página 15

Si el asma existe en tu familia, una dieta vegan podría significar la diferencia entre desarrollar la enfermedad y tener una vida de fácil respiración, según Klaper. “Existe un componente genético, pero la otra cosa crucial que heredamos de nuestros padres es nuestras costumbres alimenticias. Si nos criamos con una dieta que tiene un alto contenido de productos lácteos y comemos de esa manera toda la vida y se desarrolla asma debido a una sensibilidad lactea, puedes decir que es parcialmente genética, pero también es una funcion de alimentación al mismo tiempo”.

The Complete Book of Alternative Nutrition por Selene Y. Craig, pagina 12

No necesitamos leche de vaca en nuestras dietas

Suzanne Havala, una dieticista colegiada de Carolina del  Norte, que fue co-autora de la edición del documento de la postura de la Asociación Americana de Dieticistas de 1992 con relación a las dietas vegetarianas, afirmó que después de la lactancia, ya no hay necesidad de leche de ningún tipo. “Los vegetarianos y sus hijos”dijo “obtienen todo el calcio que necesitan de verduras de hoja verde, brécol, tahini y tofu hecho con sulfato de calcio”. El Dr. Russell J. Bunai, un pediatra asociado con el PCRM que se tomó dos años de ausencia sabática de su consulta para revisar la literatura mundial sobre el tema dijo “…. de todos los mamíferos, solo los humanos beben la leche de otra especie”. En Ghana, donde trabajó como misionero médico, constató que la dieta tradicional no contiene productos lácteos y que el asma y otros problemas alérgicos eran raros. Vio estos problemas unicamente en personas que habían adoptado una dieta más occidentalizada que incluía la leche de vaca.

A Vegetarian Doctor Speaks Out, por el Dr. Charles R. Attwood MD FAAP, página 15.

Artículos relacionados con este artículo:

. La batalla de la leche cruda revela el abandono de las Autoridades Sanitarias del derecho humano básico de poder elegir tu comida

. ¿Qué es mejor? Leche de soja, de vaca, sin tratar y leche fermentada (kefir)

. Cuatro maneras en que la leche causa acné

. Los lácteos des-prohibidos: Descubre las virtudes de la leche sin tratar (opinión)

. La leche sin tratar sigue siendo el objetivo a pesar de los peligros reales de los productos pasteurizados (opinión)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Enlace permanente marcadores.