Una dieta basada en plantas reduce en gran medida el riesgo de cáncer, según estudios

Tres estudios nuevos publicados en la revista Journal of the American Medical Association están demostrando que una dieta basada en plantas está reduciendo en gran medida el riesgo de cáncer. Los estudios demuestran que un alto consumo de frutas y verduras evita diversos tipos de cáncer. (También demuestran que consumir la carne roja multiplica el riesgo de cáncer de colon). Otro estudio en el mismo número muestra que consumir aceite de oliva reduce el riesgo de cáncer de pecho.

De manera que estamos considerando aquí una amplia variedad de cánceres: cáncer de próstata, cáncer de pecho, cáncer de cólon, incluso leucemia y mieloma múltiple. Y estamos viendo que consumir una dieta basada en plantas es lo que previene el cáncer y fomenta la salud a muy diversos niveles, incluyendo la salud cardiovascular.

Pero lo fasciante de este estudio es que fue realizado en personas normales y corrientes que estaban generalmente consumiendo dietas insaludables para empezar. Si se consideran 1.000 personas de la población  y se examinan sus dietas en términos de prevención del cáncer, la gran mayoría de esas 1.000 personas están consumiendo una gran cantidad de ingredientes causantes de cáncer en carnes procesadas (el ingrediente de nitrito de sodio), están consumiendo colorantes artificiales y están comiendo glutamato monosódico y otros ingredientes que realmente fomentan el cáncer. Y sin embargo, vemos que la pequeña cantidad de frutas y verduras que consumen estas personas les está protegiendo de los peligrosos efectos de esos ingredientes.

Ahora bien, si se fuese a repetir este estudio y examinar los beneficios anti-cáncer de nutricionistas holísticos o personas que consumen dietas orgánicas vegetarianas, se vería un efecto protector más potente. Los niveles de cáncer en ese grupo caerían en picado.  En los estudios publicados cuando las personas hablan de comer frutas y verduras muchos de los datos provienen de auto-encuestas y las cosas que la gente considera ser frutas no son necesariamente frutas saludables. Por ejemplo, comer pastel de manzana se considera como fruts en pruebas clínicas. Personalmente yo no consideraría eso como una fruta. Es un pastel de manzana que está hecho con aceites hidrogenados, harina blanca refinada y azúcar refinado en la corteza. Para mi, eso no es fruta. Eso es sólo comida basura. Pero los estudios médicos llaman eso “fruta”.

Lo mismo se puede decir de las verduras: muchas personas pueden pensar que una lasaña de espinacas cuenta como porción de verduras. Y, una vez más, yo considero eso como comida basura. Está recargado de queso. Probablemente contiene algún tipo de potenciador del sabor químico si se ha comprado en una tienda. Tiene hidratos de carbono refinados en la corteza y probablemente tiene azúcar refinado en la salsa de tomate. Y si, hay un poquito de espinacas dentro también, pero eso no es una porción de verduras. Eso solo es comida basura con un poco de relleno de espinacas.

Para mi, comer espinacas significa comprar espinacas crudas y hacer una ensalada de espinacas o freirlo estilo chino sin nada excepto un poco de ajo o un poco de salsa de soja. Eso es una auténtica porción de verdura. Asi que si se examina a la población y lo que consideran frutas y verduras, para mi es sorprendente ver que se obtiene algún beneficio de salud de estos estudios. La gente tiene una definición muy distorsionada de qué es fruta y verduras en realidad (algunas personas consideran que un helado de fresa es una porción de fruta).

Como resultado, si se observara un grupo de personas en un estudio y se asegurase de que comiesen frutas y verduras crudas y evitasen todos los productos refinados y manufacturados, se verían resultados fenomenales. Si se tuviesen personas comiendo arándanos naturales, frutos secos, verduras de hoja verde, ensaladas y comiendo bebidas integrales creadas de concentrados de verdura, entonces los resultados serían muy diferentes de lo que se está viendo en estos estudios publicados. Se verían enfermedades como el cáncer literalmente desapareciendo en el grupo.

Y sin embargo incluso estos estudios generales que usan personas no saludables en dietas de contenido mínimo de frutas y verduras muestran resultados positivos. Esto demuestra que incluso personas con costumbres dietéticas pobres pueden reducir de forma dramática su riesgo de cáncer consumiendo unas pocas frutas y verduras conjuntamente con sus comidas malsanas.

Hay un importante dato en todo esto también: el fallo común de todas las pruebas clínicas es que la población en general está tan increiblemente enferma que las pruebas clinicas que usan personas corrientes pierden relevancia de la naturaleza de la fisiología humana saludable. Porque, cuando se está realizando pruebas en la población existente, realmente solo se está realizando la siguiente pregunta: ¿Cuál será el efecto de este tratamiento o fármaco o suplemento en personas con enfermedad? Esa es la pregunta que se está haciendo.

Asi que se obtienen todos estos resultados de estudios sobre fármacos de receta o aceite de oliva o suplementos dietéticos y realmente estos resultados solo indican cmo funcionan en personas no saludables. Realmente no tenemos pruebas clínicas realizadas en personas estrictamente sanas, porque ¿de dónde se sacan 1.000 personas sanas que siguen una dieta  orgánica, basada en plantas, que se dedica a realizar ejercicio físico regular y que evitan todos los ingredientes metabólicamente alterantes? ¿De dónde se saca gente asi? Quizás únicamente en un congreso de salud natural, pero no ciertamente de la población en general.

Todo esto nos lleva a una conclusión sorprendente que es que ahora tenemos un sistema de medicina basada en una colección de pruebas clinicas derivadas de estudios de como cuerpos humanos insaludables, crónicamente enfermos y con mal funcionamiento responden ante ciertos productos químicos. Eso es lo que tenemos hoy en día. Asi que cuando la gente lo llama medicina basada en pruebas, realmente no está basada en ninguna prueba realista de como podrían responder cuerpos sanos. Está todo basado en realizar pruebas clínicas con individuos enfermos.

Asi es como la medicina convencional desprestigió la reputación de la vitamina E. (Unos detractores de la vitamina E reunión un grupo de personas muriendo de enfermedad del corazón avanzado, luego les dieron vitamina E sintética (es decir, un producto químico no natural) en dósis muy bajas. Cuando las personas empezaron a morir de sus enfermedades coronarias, los investigadores culparon a la vitamina E, asi la rara noticia en 2004 afirmando que la vitamina E te puede matar. Es todo tonterías. Las personas se estaban muriendo de enfermedades del corazón en primer lugar y las estadísticas no se ajustaron adecuadamente para tener en cuenta los índices de mortalidad esperados en cuenta.

Pero, volviendo a los estudios JAMA, ahora por lo menos sabemos que comer más plantas, incluso pequeñas porciones de esas plantas, mejorará en gran medida la salud de la mayoría de las personas (incluso las personas con enfermedades). Esto está claro. Y si realmente comes frutas y verduras auténticas en lugar de procesdas, obtendrás incluso mayores beneficios.

Artículos relacionados con este artículo:

. El cáncer no es una enfermedad -es un mecanismo de defensa

. El mineral selenio demuestra ser un potente medicamento anti-cáncer

. Curar la enfermedad – un protocolo natural anti-cáncer

. Nuevas investigaciones muestran que la vitamina D reduce el riesgo de cáncer en un 77 por ciento. La industria del cáncer se niega a apoyar la prevención del cáncer

. Las mamografías causan cáncer de pecho (y otros datos sobre el cáncer que quizás no sabías)

. Revelado: 10 datos sobre la Industria del Cáncer de Pecho que se supone que no debes saber (opinión).

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Enlace permanente marcadores.