Una carencia de vitamina D aumenta el riesgo de mujeres embarazadas a padecer diabetes gestacional, cesáreas y otras afecciones de la salud

L. J. Devon

Un número creciente de mujeres embarazadas están empezando a desarrollar diabetes gestacional durante su embarazo, normalmente entorno a la semana número 24. La Asociación Americana de la Diabetes estima que el 18% de los embarazos hospitalarios están afectados por diabetes gestacional. Esto significa que una mujer es incapaz de fabricar y usar toda la insulina que necesita durante el embarazo. Esta afección también aumenta el riesgo de parto por cesárea, que es un procedimiento intervencionista médico creciente.

La Asociación Americana de la Diabetes propone vagos factores de riesgo, obviando un diálogo real sobre soluciones honestas. Mientras la AAD señala la genética, etnicidad y edad maternal como factores de riesgo para el desarrollo de diabetes gestacional, están distrayendose de las soluciones de nutrición celular a medida que realizan sus correlaciones generales.

¿Cómo podría explicar la AAD la creciente incidencia de diabetes gestacional?

¿Hay más mujeres de cierta etnía en esto?

¿Hay más madres expectantes teniendo “mala genética” de sus antepasados?

Los factores de riesgo de la AAD evitan un diálogo real.

Las preguntas reales deberían ser:

¿Qué carecen las mujeres embarazadas de hoy?

¿Qué necesitan sus células?

¿Qué está sucediendo a nivel molecular?

En lugar de eso, la AAD se escuda en una nueva ley, la Acta de Diabetes Gestacional de 2013, que pide al gobierno federal que ofrezca mejores recolecciones de datos, emplée chequeos doctorales y asegure subvenciones que usan recuros médicos actuales. El Congreso, absolutamente ignorante de que las soluciones de salud reales no van a ser abordadas por ellos y la AAD es poco probable que informe sobre estudios de nutrición reales.

De cualquier manera, un estudio detallado de Corea puede ayudar a arrojar luz sobre la dirección a seguir en ayudar a las mujeres a reducir su riego de diabetes gestacional y posteriores partos por cesárea. Esa respuesta tiene su raíz en algo tan simple como la nutrición: Vitamina D.

Un estudio sobre la vitamina D enseña como las mujeres embarazadas pueden reducir su riesgo de diabetes gestacional y partos por cesárea, suplementando con vitamina D

La vitamina D, el motor de la prevención de enfermedades, fue estudiada intensivamente para determinar su papel en un desarrollo saludable del feto y la prevención de la diabetes gestacional de futuras madres. Aquí indicamos una lista rápida de los hallazgos del estudio:

Primero, el estudio informa que la carencia de vitamina D durante el embarazo abarca entre el 20 y el 85% de las mujeres, dependiendo del país en que vivan.

Establecieron que ciertos tejidos segregan múltiples hormonas que regulan la fisiología de la placenta y el embarazo. Muchos reguladores se combinan para modular expresiones de gonadotropina coriónica, lactogen placental, estradiol y progesterona. Esto significa que, a nivel molecular 250HD es esencial para mantener un embarazo normal, crecimiento del feto, ingestión de calcio, segregación de hormonas adecuadas y los mecanismos de defensa celular de limitar las citokinas inflamatorias. Y ese nivel de 250HD es influenciada directamente por la vitamina D.

Los investigadores hallaron que:

. Concentraciones circulantes de 25OHD reflejan la ingestión de vitamina D.

. El rango normal, que se gestiona con suplementos de vitamina D, es de 32ng/mL y 80 ng/mL.

. Valores por debajo de 32ng/mL se encontró que acarrean intolerancia de la glucosa.

. Concentraciones bajas de 25OHD causadas por una carencia de vitamina D causa niveles más altos de eclampsia. Esto sólo puede ser aliviado a través de la placenta.

. Una carencia de vitamina D se asocia con una incidencia mayor de partos por cesárea.

. También, la vitamina D regula la segregación de insulina por células pancreáticas, afectando niveles circulatorios de glucosa.

. La vitamina D tenía una influencia en la evolución de enfermedades infecciosas durante los embarazos.

. Las mujeres seropositivas embarazadas carentes de vitamina D, transmitían mas frecuentemente enfermedades al bebé.

Además, una ingestión inadecuada de vitamina D por la madre se asoció con estas afecciones en el hijo:

. Bajo peso al nacer

. Ablandamiento de los huesos del cráneo

. Un mal desarrollo del esqueleto

. Fallo cardiaco asociado con raquitismo

. Infección respiratoria aguda de las vías inferiores

. Posterior desarrollo óseo en la infancia, asma, diabetes tipo I.

Fuentes:

Artículos relacionados con este artículo:

. La Asociación Americana de la Diabetes promocionando tonterías nutricionales mientras acepta dinero de fabricantes de caramelos y bebidas carbónicas

. Causas químicas de la diabetes: Sobrealimentarse no es el único problema

. El cromo previene la diabetes aumentando la sensibilidad a la insulina

. Diabetes y Americanos Hispanos: Más que mera genética

. Los antidepresivos asociados con un aumento del riesgo de padecer diabetes en pre-diabéticos (articulo de prensa)

. ADN y bombas de relojería mitocondriales: Uranio y Mercurio

Esta entrada fue publicada en diabetes y etiquetada , , . Enlace permanente marcadores.