Reumatismo

Factor de crecimiento para nuevas células de cartílago

Como un buen colchón de muelles, el cartílago articular sano es firme y elástico. Amortigua golpes, carga con el peso corporal y protege la superficie ósea de las articulaciones.  La osteoartritis da lugar a un ablandamiento y eventual pérdida de este cartílago. Ahora, una bio-lógica que induce el crecimiento de las células del cartílago bien puede convertirse en la primera terapia para tratar la causa de esta enfermedad degenerativa

La osteoartritis es la enfermedad crónica de las articulaciones más común del mundo. Considera Alemania en donde un estudio a nivel nacional comisionado por el Ministerio Federal de Salud muestra que una de cada cuatro personas entre las edades de 18 a 79 años tienen por lo menos una articulación afectada por osteoartritis. Y una de cada dos personas de más de 60 años tienen daños en las articulaciones visibles en un rayo X. En la mediana edad son principalmente hombres los que sufren esta enfermedad, en mayor edad es superior la cantidad de mujeres con la enfermedad.

Según la Oficina Federal de Estadísticas de Alemania, los costes incurridos como resultado de esta enfermedad del sistema musculo-esqueleto fueron de un total de 28.5 billones en 2008. Eso es el equivalente al valor de un coche de tamaño mediano cada minuto. Una porción importante de estos costes se dedica al tratamiento de la osteoartritis. Dado el contínuo crecimiento de la expectativa de vida, esto es sólo el comienzo de una explosión de costes masiva. Actualmente no hay ningún tratamiento que vaya a la causa de raíz de esta enfermedad. Las opciones terapéuticas actuales son bien medicamentos contra el dolor o sustitución de las articulaciones.

Accidentes: una causa posible de osteoartritis

¿Por qué no se cura por si solo el cartílago dañado en lugar de convertirse tarde o temprano en osteoartritis? La respuesta a esta pregunta yace en la estructura del cartílago articular. Esencialmente, el cartílago articular está formado por una “matriz de cartílago” consistente en fibras de tejido conector entrelazada con proteinas con largas cadenas de azúcar. Pero sólo el cinco por ciento de la masa total del cartílago consiste en células de cartílago que producen esta matriz. Más aún, el cartílago en si mismo no contiene venas sanguíneas.

En lugar de esto, las células reciben alimento a través de la cápsula articular. Como resultado, el tejido de cartílago está crónicamente hambriento y esto a su vez significa que solo puede sustituir células dañadas a una velocidad muy lenta. En circunstancias normales, el crecimiento y descomposición de la matriz del cartílago funciona sin problemas. En el caso de la osteoartritis sin embargo, este equilibrio cambia en dirección de descomposición de cartílago. En otras palabras, se pierde mas matriz que el que es sustituido por las células. Las causas de este fallo por parte de las células aún no se entiende completamente.

Por otro lado, se conocen muy bien varios de los factores de riesgo: edad avanzada, lesiones a las articulaciones, predisposición genética, obesidad y estrés adverso en las articulaciones. En el caso de la osteoartritis en la rodilla, las lesiones deportivas y accidentes de tráfico son causas significativas de esta enfermedad en años posteriores. Si fuese posible curar las lesiones agudas a través de la formación de cartílago nuevo, sano hialino, esto representaría n paso importante hacia la prevención de degeneración de las articulaciones mas tarde. Pero el cuerpo es incapaz de sustituir cartílago perdido. En lugar de eso, se dedica sencillamente a producir cartílago de reparación que es de una calidad inferior a cartílago articular genuino y no tiene las mismas propiedades bio-mecánicas. Actualmente no existe ninguna terapia que estimule la formación de cartílago sano.

Atención sobre la degradación de la articulación de la rodilla

En la batalla de encontrar una cura de la osteoartritis y daños agudos del cartílago, el laboratorio Merck se está enfocando actualmente en un factor de crecimiento humano llamado “factor de crecimiento de fibroblasto 18″ (FGF-18). Esta bio-lógica estimula la formación de nuevas células de cartílago. Klaus Flechsenhar es el responsable del desarrollo de FGC-18 en Merck Serono. Como explica: “Este factor de crecimiento garantiza la renovación de las células de cartílago, de manera que se pueda formar nueva matriz de cartílago. Esto le da al cuerpo la oportunidad de sustituir cartílago dañado como resultado de la osteoartritis o lesión aguda con cartílago hialino auténtico, en lugar del cartílago de reparación de calidad inferior. Esto a su vez puede revertir el desequilibrio entre reducción del suministro de cartílago y la formación de cartílago típico de la osteoartritis. Todavía estamos en los albores del desarrollo clínico de FGF-18 y pasarán algunos años antes de que podamos decir con seguridad si esta bio-lógica puede colmar nuestras expectativas”.

A pesar de que el FGF-18 puede ser una terapia de todo tipo de osteoartritis y daños agudos al cartílago, Merck está actualmente enfocándose en los daños en la articulación de la rodilla. Es en este campo en el cual la necesidad de un tratamiento es más agudo. La terapia consiste en inyectar FGF-18 en la rodilla, con un ciclo de tratamiento consistente en tres inyecciones en total administradas en intérvalos de una por semana. Hasta la fecha se ha probado un máximo de dos ciclos.

Hasta la fecha, Merck ha producido tres estudios clínicos: dos en osteoartritis en la articulación de la rodilla y una en daño agudo del cartílago, también en la rodilla. En uno de los estudios de osteoartritis, se trataron fases tempranas de la enfermedad, en el otro, fases terminales. Estas pruebas clínicas fueron Fase I y Fase II cuya razón de ser fue verificar la seguridad del uso de FGF-18 y obtener una impresión inicial acerca de su eficacia. A principios del año, solo pacientes en la prueba de daños agudos del cartílago estaban siendo reclutados todavía. En el caso de las otras dos pruebas, esta fase ya se había completado.

Flechsenhar dice “todavía no hemos evaluado completamente las pruebas clínicas, ni hemos publicado los resultados, asi que todavía no podemos decir nada en relación a la eficacia de FGF-18. Pero lo que podemos decir con certeza es que no ha habido temas en relación con la tolerancia en cualquiera de los tres ensayos realizados hasta la fecha. Podremos decir más acerca de la eficacia del tratamiento más adelante”.

Bio-lógica (sinónimo de bio-farmacéutica)

Una bio-lógica es una proteína de ingeniería genética usada para tratar enfermedades. Las bio-lógicas más comúnes son sustancias mensajeras endógenas  y anti-cuerpos. El FGC-18 es una proteina endógena que inicia una cadena de señales que acarrea la formaciòn de nuevas células de cartílago. Se puede suponer que un aumento en el número de nuevas células de cartílago conlleva un incremento en la formación de nueva matriz de cartílago. Hasta la fecha no hay bio-lógicas aprobadas para el tratamiento de la osteoartritis.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Enlace permanente marcadores.