La terapia hormonal para el cáncer de próstata causa fallo renal: estudio

Los hombres que se someten a terapia hormonal convencional para el cáncer de próstata podrían estar fijando el escenario para otro problema de salud más adelante: fallo renal. Este fue el hallazgo chocante de un estudio reciente publicado en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) en el que halló que la terapia de deprivación de andrógenos que suprime la testosterona, puede conllevar una rápida reducción en función renal y por lo tanto inducir fallo renal.

Investigadores de McGill University en Canadá llegaron a esta conclusión después de estudiar los efectos de la deprivación de andrógenos en más de 10.000 hombres diagnosticados con cáncer de próstata no metastásico. Aunque la terapia ocasionalmente puede ayudar a inducir regresión de cáncer de próstata en algunos hombres, también puede causar una afección hipogonadal que eventualmente puede dessarrollarse y convertirse en una lesión aguda renal. En el peor de los casos la terapia de deprivación de andrógenos puede acarrear un fallo renal completo que finalmente puede acarrear la muerte.

Entre los 10.250 hombres evaluados como parte del estudio, 232 casos de admisión por lesión aguda renal fueron identificados durante evaluaciones de post-tratamiento. En comparación con hombres que nunca habían recibido tratamiento de deprivación de andrógenos, los que si lo habían recibido tenían hasta un 250% más probabilidad de desarrollar fallo renal agudo, un hallazgo que los investigadores cuantificaron como una asociación “significativa” entre el fallo renal agudo y la terapia de deprivación de andrógenos. De esto, el equipo dedujo que la terapia de deprivación de andrógenos afecta directamente la probabilidad de desarrollar fallo renal agudo.

“Hasta donde sepamos, este es el primer estudio que investiga la relación entre el uso de terapia de deprivación de andrógenos y el riesgo de fallo renal agudo en hombres con cáncer de próstata”, escribieron los autores acerca de sus hallazgos. “En este estudio, el uso de terapia de deprivación de andrógenos se asoció con un mayor riesgo de fallo renal agudo con variaciones observadas con ciertos tipos de terapias de deprivación de andrógenos en el primer año de tratamiento. En general, estos resultados siguieron siendo consistentes después de realizar varios análisis de sensibilidad”.

El tratamiento de deprivación de andrógenos necesita ser administrado mucho más discriminadamente, dicen los expertos

Los efectos inhibidores de la testosterona del tratamiento de deprivación de andrógenos también puede acarrear otros problemas de la salud en hombres incluyendo daños psicológicos, trastornos de la sangre, disfunción eréctil, baja energía y fatiga, diabetes, enfermedad del corazón, pérdida ósea e incluso desequilibrio endocrino permanente. En otras palabras, la terapia de deprivación de andrógenos no es algo que los médicos de cáncer deberían administrar a la ligera, especialmente cuando los síntomas de cáncer de próstata son ambiguos.

“Nuestro estudio hace surgir la preocupación de que quizás deberíamos ser más cautelosos en recetar terapia de deprivación de andrógenos en pacientes que no tienen una indicación clara de necesitarlo” dijo Laurent Azolay uno de los investigadores del estudio. “Todo es el equilibrio, encontrar la población correcta para el cual los beneficios claramente destacan por encima de los riesgos”.

Fuentes:

Artículos relacionados con este artículo:

. Omega-3, aceites de pescado, aceite de lino y cáncer de próstata ¿qué dicen los expertos?

. Investigadores del cáncer anuncian hallazgos en prevención natural del cáncer de próstata y su tratamiento

. Diagnóstico de cáncer de próstata y su tratamiento van a la zaga pero investigaciones sobre estilo de vida aportan una clave

. Más de un millón de hombres diagnosticados con cáncer de próstata tratados innecesariamente

. Las pruebas de cáncer de próstata no ayudan, dañan a los hombres

. La vitamina D emerge como tratamiento del cáncer de próstata – reduce los niveles de PSA a la mitad

Esta entrada fue publicada en Cancer y etiquetada , . Enlace permanente marcadores.