Explorando el Síndrome Metabólico X

El síndrome metabólico X puede ser una de las enfermedades más corrientes y no observadas que afecten a los ciudadanos de los EE.UU. Esto no es una variante mortal de un virus o incluso cáncer. El Síndrome Metabólico X es una enfermedad causada por la incapacidad del cuerpo humano para utilizar alimentos que se consumen. Proyecciones recientes son que una de cada tres personas actualmente padece Síndrome X (también conocido como resistencia insulínica). La buena noticia es que los cambios básicos del estilo de vida son muy eficaces en reducir la resistencia insulínica. Comer alimentos integrales, eliminar alimentos procesados, tomando suplementos de vitaminas y minerales necesarios y realizar ejercicio físico reducirán el Síndrome X.

Aunque el nombre no sea muy conocido, estos síntomas probablemente son bastante familiares para mucha gente:

– Ganancia de peso

– Dificultades para perder peso

– Elevación del colesterol

– Elevación de la tensión arterial

– Fatiga después de comer

La resistencia insulínica no es una enfermedad nueva. Sin embargo, estudios recientes han ayudado a explicar exactamente como causa un impacto en la salud y enferma a la gente. La causa principal de la resistencia insulínica es una sobrealimentación de hidratos de carbono refinados. Entre ellos se incluye pasta, panes y comidas que contienen azúcares refinados. Además de hidratos de carbono refinados, comer alimentos con altos niveles de grasas saturadas, grasas Omega-6 (aceites vegetales) y ácidos grasos trans (aceites parcialmente hidrogenados) también contribuyen a la resistencia insulínica.

La manera que se supone que opera es que después de que se consume una comida, el cuerpo descompone los hidratos de carbono convirtíendolos en glucosa. Esta glucosa luego activa la liberación de insulina (producida por el páncreas). La insulina transporta la glucosa de la sangre a las células donde se usa para crear energía o se almacena.

Desgraciadamente, cuando se consumen hidratos de carbono refinados durante un periodo amplio de tiempo, se crea una situación no saludable. Los niveles de insulina se mantienen anormalmente altos y cuando sucede esto, las células se vuelven menos sensibles e incluso resistentes ante la insulina. Cuando pasa esto, la glucosa no se usa para energía y los niveles de glucosa se mantienen altos. Cuando los niveles de glucosa se mantienen altos, esta resistencia ante la insulina eventualmente se convierte en diabetes.

Hay investigaciones recientes que conecta glucosa elevada a la actividad de los radicales libres. Debido a que la glucosa es muy activa dentro del cuerpo, es capaz de oxidizarse y consecuentemente produce altos numeros de radicales libres. Estos radicales libres reaccionan ante moléculas normales y las oxidiza y cuando la glucosa está crónicamente alta de lo normal, esta oxidizacion ocurre de manera más rápida y se crean más radicales libres. Estos radicales libres también son capaces de oxidizar el colesterol y esto puede acarrear enfermedad coronaria del corazón.

Niveles elevados de glucosa también pueden allanar el proceso llamado glicosilación, que se ha asociado con envejecimiento acelerado y enfermedad.

El nombre de Síndrome Metabólico X fue creado por el Dr. Gerald M. Reaven cuando estaba describiendo como la resistencia insulínica conlleva problemas serios para la salud como son la obesidad, hipertensión y enfermedad coronaria del corazón.

El Síndrome Metabólico X tiene seis rasgos principales:

– Resistencia insulínica

– Intolerancia de la glucosa

– Triglicéridos altos

– Niveles elevados de insulina

– Lipoproteina de alta densidad bajo

– Hipertensión

Para prevenir o tratar la resistencia insulínica, es necesario reducir los niveles de glucosa y controlar los radicales libres que son fomentados por la glucosa. Una manera fácil de conseguir esto es tomar suplementos de ácido alfa lipóico. Este ácido es eficaz para desactivar los radicales libres y es importante para convertir la glucosa en energía.

Otros nutrientes que pueden ayudar en la resistencia insulínica son:

– Vanadio: ayuda a la insulina a transportar glucosa a las células

– Cromo: ayuda a reducir los niveles de glucosa

– Ácidos grasos omega-3, ayudan a reducir la resistencia contra la insulina

– Vitamina E, ayuda a aliviar los efectos causados por los niveles altos de glucosa en diabéticos

La vitamina E parece ser que puede reducir de forma dramática las incidencias de enfermedad coronaria del corazón neutralizando los radicales libres que conllevan la aparición de esta enfermedad. Estos radicales libres que son creados de la glucosa son capaces de oxidizar el colesterol de baja densidad de lipoproteinas (LDL) en la sangre. Las células blancas entonces destruyen  el LDL oxidizado, se infiltran en el corazón y se quedan atrapados allí. Estos son los depósitos clásicos de colesterol que son característicos de la enfermedad coronaria del corazón.

En un estudio de 14 semanas de duración realizado en University of Texas Southwestern Medical Center, 21 pacientes sanos recibieron dósis diarias de 1.200 IU de vitamina E natural. La vitamina E era instrumental en la reduccion de la oxidización del LDL y también impedía que las células blancas se adheriesen al corazón. La vitamina E parece ser mucho más eficaz que las opciones sintéticas y de hecho, el cuerpo parece preferir la estructura de la vitamina E frente a otros compuestos.

Lo básico es que si uno consume una dieta alta en hidratos de carbono altamente refinados hay un riesgo significativo de desarrollar Síndrome Metabólico X. No sucede de un día para otro porque la resistencia ante la insulina se desarrolla durante un tiempo y se tarda años en hacerse severo. Sin embargo es importante fijarse en las señales de alerta. La tensión sanguínea que vaya creciendo y niveles altos de triglicéridos y colesterol en la década de los 30 a 40 años son señales tempranas de una resistencia ante la insulina y eventualmente diabetes o enfermedad coronaria del corazón.

Una vida saludable y limpia hará maravillas para prevenir estas enfermedades evitables

Fuente:

Acerca de la Autora:

Esposa, madre de 8 hijos y  abuela de 2. Jo, es una educadora de 41 años que siempre ha tenido un enfoque natural a la vida. Disfruta aprendiendo al máximo y sobre prácticamente cualquier cosa

http://loftymatters.com

http://winemaiden.com

Artículos relacionados con este artículo:

. ¿Prefieres tu insulina genéticamente modificada o natural?

. Diabetes 101: Definiendo la enfermedad y como efectuar pruebas sobre ella. Parte 1 de 4

. La salud mental ligada al cromo y la insulina

. Diabetes 101: Las causas de la resistencia insulínica: Parte 2 de 4.

. Diabetes 101: Solucionando el problema de la diabetes: Parte 4 de 4

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Enlace permanente marcadores.