¿Estresado/a cansado/a? Comprueba tus niveles de vitamina D: Investigación

P.F. Louis

Ahora existen pruebas de que el estrés, fatiga y depresión están conectados con niveles bajos de vitamina D en suero además de temas de inmunidad conocidos y efermedades.

Los médicos más actualizados integrativos u holísticos y naturópatas reconocen que 25-hidroxi-vitamina D, o 25(OH)D3 debe tener niveles en suero de 50 a 80 ng/ml (nanogramos por milílitro) para una salud óptima [1].

La prueba 25(OH)D3 es la única prueba que evalua con precisión tus niveles de vitamina D. Sin embargo a veces los médicos solicitan la prueba 1.25-dihidroxi-vitamina D. A menudo, personas cuyos niveles de vitamina D en suero son bajos, dan alto en esta prueba y creen por lo tanto que todo está bien y son mal diagnosticados.

Los niveles en suero de D3 necesitan ser más altos de lo que se pensaba

La medicina convencional considera que niveles inferiores a 50 ng/ml a 30 ng/ml e incluso más bajos son normales. Según el Dr. Frank Lipman, estas lecturas son suficientes “para prevenir el raquitismo u osteomalacia (huesos blandos) pero no para una salud óptima”. El Dr. Lipman es el fundador de Eleven Eleven Wellness Center en Nueva York.

Él enumera la fatiga, sueño inquieto y pobreza de concentración entre otros síntomas de deficiencia de vitamina D. Más del 80% de sus clientes son deficitarios en vitamina D, lo cual se corresponde con la epidemia de la población en general [1].

La Dra. Anna Dorothea Hoeck de Colonia, Alemania, ha tratado la fatiga con terapia de vitamina D, usando primero la prueba 25(OH)D3 y luego reforzando esas lecturas.

Ella ha descubierto con tratamientos clínicos que las personas con niveles más bajos de fatiga crónica, se recuperaron rápidamente, mientras que los casos más severos necesitaron agregar minerales con la vitamina, especialmente calcio y magnesio.

El artículo académico basado en su trabajo clínico con la vitamina D puede obtenerse de la fuente [2].

Ambos médicos recomiendan colicalciferol económico y accesible de vitamina D, (no suplementos farmacéuticos de D2). Algunas personas expuestas al sol obtienen lecturas bajas. El Dr. Lipman presenta algunas guías de dósis de D3 en su artículo [1].

Hallazgos de investigación sobre carencia de D3, fatiga y depresion

Investigadores de neurología en la Universidad de Ciencias Médicas de Isfahan en Irán, estudiaron 200 pacientes de esclerósis múltiple, la mitad de los cuales tenían niveles bajos de vitamina D según niveles europeos, que son típicamente bajos en comparación con niveles americanos holísticos o integrativos.

Convirtiendo sus lecturas de 25(OH)D3 de nmol/l (nanomoles por litro) a ng/ml revelaron niveles típicamente bajos en comparación con los europeos comparados con los que el Dr. Lipman y otros consideran normales.

Consideraron más de 30 ng/ml como normal y menor que eso insuficiente. Las lecturas deficitarias empezaban a 10 ng/ml. Ninguno está cerca de los 50 a 80 ng/ml en suero consideradas lecturas óptimas.

No obstante, a pesar de estos niveles bajos, los investigadores realizaron una asociación entre D3 bajo significativo de depresión pero no tan significante con fatiga. Quizás una asociación con fatiga se habría logrado con lecturas más altas de 25(OH)D3 [3] [3a],

Otro estudio, con un número menor de pacientes de esclerósis múltiple, 59 personas, fue realizado en Holanda. Ellos también usaron estos niveles más bajos, y llegaron a una conclusión similar: que la depresión estaba asociada con una insuficiencia de vitamina D, mientras que la fatiga no era tan significativa [4].

Nuevamente, ¿podría ser la fatiga un factor dentro de lo que se consideraban niveles normales pero que realmente no lo son? Parece ser que los médicos de N.Y. y Alemania creen que si, ya que ambos consideraron la fatiga como un síntoma de bajos niveles de vitamina D en suero dentro de lecturas más altas.

La revista en red, BodyEcology, menciona que niveles bajos de vitamina D son a menudo sub-clínicos, lo cual significa que puede ser que estés funcionando pero no con una salud óptima, o lo que el Dr. Lipman denomina “los heridos ambulantes”.

Ese artículo también menciona como el cortisol producido por el estrés puede inhibir el funcionamiento de receptores de vitamina D. Asi que aun en el caso de que estés obteniendo suficiente vitamina D3 de la luz solar o en suplementos, puedes necesitar más sueño de alta calidad para usarla.

Ese artículo también recomienda comer pescado graso, aceite de hígado de bacalao de alta calidad, huevos de gallinas de granja e hígado de vacas alimentadas con pasto [5].

La vitamina D3, la pre-hormona que activa otras actividades hormonales pero que tiene nombre de vitamina, ayuda a evitar la depresión y la fatiga.

Artículos relacionados con este artículo:

. La vitamina D frena el crecimiento de tumores de cáncer de pecho

. La vitamina D previene el cáncer de pecho

. La vitamina D es la clave nutricional para la prevención de cáncer de pecho

. La vitamina D previene enfermedades del corazón

. Es invierno ¿Sabes donde está tu vitamina D?

. La luz solar, emergiendo como tratamiento demostrado de cáncer de pecho, próstata y otros cánceres

Fuentes:

Esta entrada fue publicada en vitaminas y etiquetada , , . Enlace permanente marcadores.