Demasiados antibióticos

Unidosis-fotoQuizás piense que el tema de los fármacos, por aquello del ahorro, está más controlado y se derrocha menos, quizás sí en algunos casos, pero no en todos. Por lo menos en cuanto a recetas de antibióticos, el abuso sigue existiendo. Así lo constantan el elevado número de bacterias con resistencias a estos medicamentos y los datos de un estudio publicado en la edición on line de la revista ‘JAMA of Internal Medicine’.

“Sabemos que prescribir antibióticos, sobre todo a pacientes que no se van a beneficiar de ellos, aumenta la prevalencia de la resistencias bacterianas, un problema en aumento tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo”, explica Jeffrey Linder, médico e investigador del Departamento de Medicina General y Atención Primaria del Brigham and Women’s Hospital y uno de los autores del estudio.

“Nuestra investigación muestra que mientras que sólo un 10% de los adultos con dolor de garganta tienen infección por estreptococo, la única causa por la que este problema requeriría de antibióticos, la tasa nacional de prescripciones de estos fármacos para adultos con dolor de garganta se mantiene en el 60% de los casos. En la bronquitis aguda, para la que no se deberían recetar antibióticos, la prescripción está en el 73%”, señala Linder.

A esta conclusión llegaron Linder y el principal autor del estudio, Michael Barrett, tras medir los cambios en el número de recetas para pacientes con bronquitis o con dolor de garganta realizadas en diferentes centros de Estados Unidos entre 1996 y 2010. Según los datos, en ese periodo de tiempo se produjeron 39 millones de visitas por bronquitis y 92 millones de consultas médicas por dolor de garganta, tanto en centros de salud como en urgencias.

Y no es que se recetaran más antibióticos porque hubiera más personas con dolor de garganta. Según el trabajo, las visitas por esta causa disminuyeron de un 7,5% en 1997 a un 4,3% en 2010. Lo que sí que aumentó fue el número de consultas por bronquitis, que pasó de 1,1 millón en 1996 a 3,4 millones en 2010.

En cuanto al tipo de fármacos, la prescripción de penicilina para las molestias de garganta se mantuvo en un 9% de las consultas a lo largo de ese tiempo, pero las recetas de azitromicina (un fármaco mucho más caro) aumentaron considerablemente llegando a recetarse en el 15% de las visitas por esta causa.

“Además de contribuir al aumento de resistencias bacterianas, el abuso de antibióticos también aumenta los gastos del sistema sanitario y causa efectos adversos en quienes los toman”, afirma Barret. La mayoría de las molestias de garganta y bronquitis deberían tratarse con descanso y consumo de líquidos y no requieren una consulta médica”, afirma.

El problema es que muchos de estos trastornos están producidos por virus, no por bacterias, patógenos a los que se dirigen los antibióticos. Sólo habría que administrar un antibiótico en aquellos casos de bronquitis generada por una infección bacteriana o en una neumonía. A veces no es fácil diferenciar el origen del problema, sin embargo, en términos generales la bronquitis bacteriana se caracteriza por tos profunda con expectoración de color amarillo o verdoso, quizás puede haber fiebre.

Los españoles se encuentran entre los europeos que consumen más antibióticos, y los utilizan para combatir resfriados, gripe o dolor de cabeza, según un informe de la UE.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/10/03/noticias/1380827152.html

Esta entrada fue publicada en antibioticos y etiquetada . Enlace permanente marcadores.