Bikram Yoga Para reducir estrés.

¡Hola amigas! ¿Qué tal está yendo la semana? ¿Os han entrado ganas con el anterior ‘post’ de poneros a prueba con el Yoga? Si es así, estoy contenta de haberos transmitido el gusanillo…

Como os comenté el lunes, hoy os quiero hablar de la disciplina que consiguió que me enganchara a la práctica de Yoga: el Bikram.

“Últimamente tienes la piel preciosa”, “con mucha luz”… Me comentaban mis compañeros de la serie ‘El Don de Alba’. Sólo llevaba 15 días practicando Bikram Yoga y los resultados eran increíbles. Entre otras cosas, mi piel cambió por completo. Estaba purificada y regenerada.

El Yoga Bikram, hoy Yoga o Yoga caliente es una variadad de Yoga creada por Bikram Choudhury. Se basa en 26 asanas (posturas) y 2 pranayamas (respiraciones).

La clase dura 90 minutos y se practica en una sala a 40-42 °C de temperatura con un 40% de humedad. Lo sé, asusta, pero creedme, es cuestión de práctica. Cuando llevas unas cuantas clases y vuestro cuerpo se habitúa, el calor pasa a ser secundario. Una de las cosas que me ayudó especialmente al principio fue una frase de uno de los ‘profes’ diciendo: -“No pasa nada chicos… Sólo es calor”. Puede sonar un poco obvio, pero es cierto :-)

Otra de las cosas que me cautivó; durante la clase nadie te estará mirando ni juzgando, únicamente tú mismo. Estáis demasiado ocupados concentrándoos en vosotros mismos, como para fijaros en los demás. 90 minutos contigo, en los que aprendes a no pensar en nada, escuchar a tu cuerpo y conectar con tus límites y aceptarlos.

Sin darte cuenta estarás haciendo un trabajo de meditación a la vez que físico. No sólo se trata de mejorar el cuerpo sino también la mente.

Todas la posturas se realizan dos veces. Y cada una de ellas está centrada en los distintos sistemas del cuerpo, (musculares, aparato digestivo, circulatorio, respiratorio, óseo, nervioso…).
* Trikanasana (‘Postura de Triángulo’). Abre y aumenta la flexibilidad en las caderas. Es muy buena para los riñones, tiroides y las glándulas suprarrenales. Reafirma muslos y caderas. Trabaja todos los grupos musculares simultáneamente. Es una de las posturas más completas de la serie).
- Los beneficios son muchísimos entre ellos:

1. Mejora la postura corporal y la alineación de la espina dorsal (lo notaréis mucho).

2. Alivia los dolores de espalda y de cabeza (tengo especialmente sensible la espalda por todos los años dedicada a la danza y la acrobacia. Es uno de mis puntos débiles y con la práctica de Bikram los dolores prácticamente han desaparecido).

3. Mejora la fuerza y flexibilidad (yo he recuperado mucha flexibilidad. Desde que dejé de bailar había perdido bastante).

4. Fortalece todos los músculos del cuerpo.

5. Ayuda a perder peso (que no significa que sólo con Bikram perderéis los kilos de más. Recordad que, sin una buena dieta, es difícil llegar al resultado deseado).

6. Elimina toxinas al sudar con el calor.

7. Notaréis un brillo especial en todo el cuerpo (yo lo noté muchísimo en la piel).

8. Reduce el estrés. Generando una sensación general de bienestar y paz.

9. Aumenta la circulación de la sangre.

10. Disminuye, previene y combate lesiones.

Comenzar a practicarlo es más mental que físico, porque se ha de tener una gran fuerza de voluntad. El lema de Bikram es: “¿Quieres sufrir 90 años o 90 minutos?”

- Posibles sensaciones:

Al principo es normal, que os mareéis o tengáis nauseas. Pero estas sensaciones son temporales. A mi me llegó a pasar de todo, incluso en una de las clases salí tan revuelta que me tuve que abrazar al profesor y desahogarme llorando :-D

Esto entendí que era normal, pues estaba trabajando absolutamente todo el cuerpo incluyendo órganos. Lo más importante en estos casos es respetar las señales que te está mandando tu cuerpo y relajarse. No son otra cosa que necesidades que tenemos y no somos capaces de soltar.

A medida que vuestro cuerpo se acostumbre, se mejore y se desintoxique, estas sensaciones os desaparecerán.

Hay muchas especulaciones sobre si la práctica de Yoga Bikram es buena o mala. Yo solo os puedo hablar de mis experiencia y de los beneficios que me ha aportado y como me ha cambiado la vida desde que lo practico.

Todo es más que positivo, tanto mental como físico. A día de hoy es una asignatura obligada en mi rutina. No creo que sea una moda, sino un estilo de vida que a mi ha conseguido conquistarme.

* ‘Garurasana’ (Posición del Águila). Ayuda a mejorar la circulación el los órganos reproductivos. Trabaja las principales articulaciones del cuerpo. Facilita las funciones linfáticas, mejorando el sistema inmunológico. Aumenta la movilidad de las caderas. Esta postura es muy buena para las varices).
El Bikram tiene algo que engancha, creedme. Rodaba la serie unas 12 horas al día y llegaba a la última clase de Bikram del día (21:30-23:00). Al día siguiente mi despertador sonaba a las 6:00 h., ¿Podéis creeros que tenía la sensación de, en lugar de haber dormido menos (que era la realidad) haber dormido más? La práctica os hará dormir y descansar mejor.

- Consejos para la primera clase:

1. Evitar comer pesado de 2 a 3 horas antes de la clase.
2. Beber mucha agua a lo largo del día, para estar lo suficientemente hidratados y no tener que beber en exceso durante la clase. Eso puede provocar que se os hinche el estomago y os provocará náuseas (A mi me ha pasado más de una vez, y es muy incómodo).
3. Llegar con tiempo (entre 20 y 30 min.). Es importante empezar la practica sin estrés y relajado. Y entrar en la sala un tiempo antes de iniciarse la clase para aclimatarse al calor.
Lo ideal durante la semana de prueba es ir cuantos más días mejor y si podéis, todos. Después cuando empecéis a practicar diariamente, hay retos de 30 y 60 días de práctica diaria que dicen (yo no lo he probado todavía), que los resultados son increíbles.

Pero con 2 o 3 días a la semana es suficiente para mantenerse y poder combinarlo con otro tipo de ejercicio ( es lo que hago yo ).

Espero que os enganchéis, o al menos lo probéis y le deis una oportunidad. Estoy convencida que os atrapará. Nos vemos el lunes con nuevo post!
Que tengáis un bonito fin de semana.

 

Fuente: mujerhoy.com

Esta entrada fue publicada en estrés, Salud mental y etiquetada , . Enlace permanente marcadores.