Aprende a querer las fiebres, no a temerlas

Uno de los errores mas grandes en la salud actualmente es el papel desempeñado por las fibres. Debido a malentendidos, muchos padres temen las fiebres cuando deberían quererlas y respetarlas. Una fiebre es uno de los procesos más extraordinarios y complejos de curación del cuerpo. Actúa como una sinfonía, orquestada únicamente cuando es necesaria para estimular la respuesta inmune, destruyendo organismos invasores y fomentando la restauración de la salud. La Academia Americana de Pediatría expresó preocupaciones en un estudio de 2011 concluyendo que los padres necesitan comprender que la fiebre por si sola no es peligrosa para un niño saludable. Al contrario, es beneficiosa y la meta primaria del tratamiento debe ser mejorar el confort en lugar de solo intentar reducir la temperatura corporal.

Tradicionalmente, las fiebres eran respetadas y comprendidas. La gente sabía que la fiebre subiría y luego se rompería, como una ola que rompe en la orilla. Ahora, sin conocer ni entender el proceso, la mayoría los intenta suprimir de forma inmediata usando antipiréticos o sustancias que bajen la temperatura tales como acetaminofeno e ibupofreno. Los antipiréticos pueden reducir la temperatura rápidamente pero al hacer eso acallan el cuerpo, impiden el desarrollo del sistema inmune, permiten al invasor a que pueda sobrevivir y potencialmente inducen el desarrollo de enfermedades crónicas.

Los antipiréticos se usan a menudo de forma incorrecta o se toman en dósis excesivas también. El 50% de los padres de familia considera que una temperatura inferior a 38º C es una fiebre y el 25% de las personas administradoras de salud administran un antipirético al alcanzar esta temperatura, antes de que la temperatura llegue a estado de fiebre. Más preocupante aún, el 85% de los padres indican que despiertan a un niño durmiendo para administrarle antipiréticos. El 80% de los pediatras están en desacuerdo con esta práctica. La sanación fisiológica que tiene lugar mientras se duerme es mucho mayor que el deseo de sencillamente bajar la fiebre.

La medicina moderna nos ha alejado de nuestros cuerpos. A través de sus tratamientos orientados hacia síntomas, los pacientes han aprendido a esperar resultados inmediatos. Esto es aún más cierto en el caso de padres que se preocupan por sus niños. Tratar los síntomas sin tratar la causa es como sacar las pilas de una alarma de fuego mientras que arde la casa. Es esencial enseñar a padres y a niños a que escuchen e interpreten estas señales del cuerpo, no solo dedicarse a eliminarlos.

La fiebre como amigo, no enemigo

Una fiebre se define como una temperatura oral de más de 38ºC. Normalmente las fiebres son limitadas y duran poco tiempo. No hay pruebas de que una fiebre empeore el transcurso de una enfermedad o que cause complicaciones neurológicas a largo plazo. Es importante entender que  una fiebre por si sola no es una enfermedad sino un síntoma de una falta de armonía subyacente.

Como seres humanos, queremos mantenernos vivos. Esto es cierto a todos los niveles. Mentalmente, físicamene, psicológicamente y biológicamente, funcionamos para promocionar la vida. Una vez que esto se entiende, es fácil saber que una fiebre es un proceso fisiológico que el cuerpo usa para luchar contra las infecciones, asi fomentando la supervivencia o vida. Cuando un invasor (virus, bacteria, etc.) entra en el cuerpo, se envian señales al cerebro para que aumente el “nivel puntual” del hipotálamo. Esto, esencialmente sube el termostato corporal unos cuantos días para matar al intruso. Las señales pueden venir de toxinas bacteriológicas o la respuesta del cuerpo ante el intruso, por ejemplo, la producción de citokinas, mediadores químicos, macrofagas y anti-cuerpos. El aumento de temperatura también mejora el sistema inmune catalizando enzimas, aumentando la producción de neutrofilos y la proliferación de células T-linfocitos. La inflamación se estimula para proteger una zona, impedir la propagación de la infección e iniciar el proceso curativo.

Siempre debes consultar con tu médico naturópata o pediatra cuando las fiebres superen los 102ª F o duren más de tres días. También consulta si la fiebre causa gran malestar, dificultades para respirar, un cuello rígido, convulsiones o cualquier cosa de la que no tengas seguridad. Una hidratación adecuada y reposición de electrolitos son esenciales para apoyar el cuerpo.

Fuentes:

Boyle A. Saine A. Lectures in Naturopathic Hydrotherapy. 1988. Eclectic Medical Publications, Oregon.

Crocetti M. Moghbeli N., Serwint J. “Fever Phobia revisited: have parental misconceptions about fever changed in 20 years”. Pediatrics. 2001; 107(6)1241-1246

Skowron J.,”Pediatrics”. University of Bridgeport College of Naturopathic Medicine. 2012. Bridgeport CT.

Sullivan J., Farrar H. “Clinical Report-Fever and Anti-pyretic use in children” Pediatrics: From the American Academy of Pediatrics 2001; 127(3), 580-587.

Yale School of Medicine, Yale Medical Groups: Fevers.

Acerca de la Autora:

Lindsay Chimileski: Soy una alumna licenciada en medicina actualmente estudiando dos licenciaturas en Medicina Naturópata y Acupuntura y espero terminar en 2013. Tengo una pasión por la educación sanitaria, poder para los pacientes y la restauración del equilibrio, tanto a nivel individual o comunitario. Creo que todos podemos aprender como vivir felices, en armonía con la naturaleza y de maneras que apoyen la capacidad innata del cuerpo para curarse.

Advertencia: No soy médico y no estoy ofreciendo consejos médicos, solo estoy propagando la palabra y el amor de la vida natural y la evolución pendiente de la salud.

http://blossomingconsciousness.com/

http://harmoniousvibrations.blogspot.com

Sígueme en twitter: @harmoniousvibes.

Artículos relacionados con este artículo:

. No mates una fiebre: las fiebres matan virus

. Epidemia de fobia a la fiebre. Los datos de por qué una fiebre es tu aliado

. Los mejores remedios caseros para tratar fiebre del heno y alergias estacionales

. Vive naturalmente con hierbas, propiedades medicinales de Feverfew

. Como una fiebre puede curar el cáncer

. Diez remedios caseros para la fiebre: Maneras naturales para reducir una fiebre alta y tratar la gripe usando productos sencillos de cualquier hogar.

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , . Enlace permanente marcadores.