Alimentos procesados vinculados a la obesidad y el cáncer

Cuando se piensa en alimentos procesados, mucha gente piensa que son alimentos seguros porque no los consumen en tiendas de comida rápida o restaurantes. La verdad es que cualquier alimento o producto alimenticio que se encuentra en una balda de un supermercado en bolsas o cajas es de hecho, un alimento procesado debido que ya no está en su estado natural. Muchos de los ingredientes en alimentos procesados tales como colorantes artificiales, conservantes y nitritos se han asociado a obesidad y cáncer, enfermedades que se han disparado actualmente en la población en general.

Cualquier alimento enlatado, congelado, metido en cajas o bolsas, se considera alimento procesado. Hay estudios que han demostrado que casi el 90% del presupuesto económico de los ciudadanos de los EE.UU. se gasta en este tipo de alimentos. Los ingredientes que se encuentran en ellos y que se deben evitar son colorantes, emulsionantes, conservantes, edulcorantes, estabilizadores, texturizantes e incluso productos para blanqueo.

Un estudio llevado a cabo durante 7 años en la Universidad de Hawaii reveló que la gente que consume productos cárnicos procesados tenían una probabilidad más alta de un 67% de contraer cáncer pancreático que las personas que no consumian o consumían muy poca carne procesada. Según la OMS, la cantidad de alimentos procesados que se consumen actualmente son los responsables de los niveles crecientes de obesidad e incluso enfermedades coronarias. Una de las razones de esto es el alto contenido de sal, azúcar y grasas que contienen estos productos.

La mayoría de los alimentos procesados tambíen contienen grasas trans, que se sabe que son responsables de un aumento de los niveles de colesterol LDL (malo). Otro estudio halló que la consumición de carbohidratos refinados, tales como el azúcar, alta fructosa, jarabe de maíz y harina blanca que se encuentran en estos productos procesados, están asociados a mayores niveles de diabetes e incluso daños al hígado. Cerca del 75% de los alimentos procesados contienen productos genéticamente modificados tales como colza, soja o maíz.

Consumir alimentos procesados puede alterar el sentido del gusto hasta el punto en el que uno se acostumbra a sabores fuertes. Esto tiene como consecuencia que uno le añade más sal o azúcar a los alimentos porque parece que no se está saboreando adecuadamente. Otro dato impactante es que la mayoría de los alimentos procesados o carne contienen partes corporales del animal  tales como los ojos, orejas, morro y esófago. Esto deberia ser lo suficiente como para hacer que una persona no quiera consumir alimentos procesados o productos cárnicos.

Fuentes:

Acerca de la autora:

Shona Botes tiene un blog sobre vida verde, economizar en el hogar, ahorrar dinero, remedios naturales y humor (lo cual se combina a menudo con los temas ya citados). Su tiempo libre lo dedica a cuidar de su jardín orgánico, ciclismo y fotografía.

Articulos relacionados con este articulo:

. El cáncer no es una enfermedad – es un mecanismo de supervivencia (extracto de libro).

. El mineral selenio demuestra ser un potente medicamento anti-cáncer.

. Curar la enfermedad – un protocolo natural anti-cáncer.

. Nuevas investigaciones demuestran que la vitamina D elimina el 77% del riesgo de padecer cáncer. La industria del cáncer se niega a apoyar la prevención de la enfermedad.

. Las mamografías causan cáncer de pecho (y otros datos sobre el cáncer que probablemente no sepas).

. Revelado: 10 datos sobre la Industria del Cáncer de Pecho que se supone que no debes saber (opinión).

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Enlace permanente marcadores.